Tabbule

El tabule, tabulé o tabbule es una ensalada originaria de Síria y Líbano que es empleada como acompañamiento de aperitivos. En el mundo árabe se consume en los 4 meses más calurosos por ser fresquita y aportar agua y energía al organismo.
En árabe, la palabra taboulé, تبولة [tabbulah] significa ensalada sazonada.

Los principales y originarios ingredientes distan mucho de la receta que se hace aquí en occidente ya sea por adaptación, combinación de alimentos o por la educación de nuestro paladar, es decir, a qué sabores está acostumbrado y a cuáles no.
Su composición original se basa en un picadillo de perejil, finalmente picado, trigo bulgur, aceite de oliva, tomate, lechuga y otras hierbas aromáticas, servidas con zumo de limón como aderezo. En Magreb, por ejemplo, usan cuscus en vez de bulgur y la cantidad de perejil se reduce considerablemente.
Las adaptaciones que hemos hecho en occidente nos llevan a tener ensaladas con, como ingrediente, el cereal y luego ya un menjunje de otros ingredientes vegetales tales com las pasas, el tomate, los pimientos… perdiendo las grandes dosis de vitamina C que nos aporta el perejil y el zumo de limón.

Nosotras os traemos la adaptación occidental, para evitar a toda costa que compréis los preparados que venden en muchos supermercados y que no sólo cuestan poco para lo que valen (entonces o la calidad de los alimentos es baja o en algún tramo de la cadena alguien está cobrando poco por su trabajo) y realmente, apenas llevan verdura fresca por lo que básicamente todo es bulgur o cus cus.

En casa nos gusta usar el bulgur para el tabbule y el cus cus para el cuscus, el plato caliente.

Ingredientes

– 2 tomate

– 1/2 pimiento verde

– 1/2 pimiento rojo

– 1 cebolla tierna

– 2 ramas de hierbabuena

– puñado de perejil

– 1 puñado de pasas

– zumo de un limón

– aceite de oliva

– bulgur o cus cus

– 1 pastilla de caldo vegetal

– 1 cucharada de comino (sería para cuatro servicios)

Procedimiento

  1. Lavamos y cortamos toda la verdura super pequeña y fina de tal manera que tengamos ya separados en un bol todos los ingredientes mezclados.
  2. Hacemos la sémola, lo que quiere decir que ponemos el agua a hervir y añadimos la pastilla de caldo con comino. Cuando hierba ponemos el agua sobre el cous cous que tendremos metido en un bol que resista la calor. La cantidad que usaremos de couscous dependerá un poco de lo que queramos hacer. Pensemos que, por ejemplo, por persona es como media taza. Ya iremos cogiendo las medidas, no os preocupéis. La cantidad que usaremos de agua será para cubrir un par de dedos la sémola.
  3. Bien, una vez cubierta la sémola con el agua caliente taparemos con un trapo o una tapadera para que crezca el cous cous dentro. Esperaremos durante tres minutos.
  4. Pasado el tiempo lo que haremos será mover mientras añadimos aceite de oliva para separar el grano. La cantidad de aceite depende de la cantidad de sémola, obviamente. Pensemos que el aceite lo que hará será separar los granos de sémola por lo que tendremos que menear a la vez que añadimos el aceite para ir valorando si meter más o menos. El proceso nos ocupará unos dos minutos más.
  5. Arrejuntamos todo y estrujamos un limón por encima y ponemos la sal. Tapamos con un film trasparente y dejamos que repose mínimo media hora para que coja fresquito. A más fresquito mejor!
  6. ¡Buen provecho!
WhatsApp Whatsapp