Con la primavera se acerca la temida operación bikini! Y llegan los substitutivos, los anuncios de Gillette… y nos acordamos que en breve quedará más figura al descubierto. Y como no, nos entran la prisas: queremos perder peso de forma rápida y fácil.

La industria de los suplementos crece a un ritmo vertiginoso año tras año; gana muchísimo dinero a costa de meternos en la cabeza la idea de que es posible y saludable perder peso en pocas semanas. Con este fin, nos venden infinidad de productos sustitutivos de comida (batidos, barritas, galletas…) que reemplazan una o varias comidas a lo largo del día. Son alternativas atractivas porque no requieren mucho tiempo de preparado y ahorran tiempo dedicado a la cocina.

Pero, realmente funcionan?
Se ha demostrado que las dietas de adelgazamiento pautadas con sustitutivos de la comida son eficaces para la pérdida de peso a corto plazo. Además, esta pérdida es mayor que si se realiza un plan dietético basado solamente en un cambio de alimentación.
Esta rápida pérdida de peso es debida a que se realiza un déficit o recorte de calorías muy grande en poco tiempo. Son productos que tienen un aporte energético muy bajo: es equivalente a hacer un ayuno. Esto no significa que estos productos sean la panacea; se ha probado que realizando una comida con las mismas calorías que un sustitutivo se logra el mismo gasto calórico.

A nivel de composición nutricional, un sustitutivo no es equiparable a la comida. Suelen ser ricos en proteínas, ya que es un macronutriente saciante; pero además suelen llevarazúcares añadidos (o endulzantes en su defecto) y aceites refinados de mala calidad. De manera que son productos ultraprocesados que lejos de ayudar a la pérdida de peso, pueden tener un impacto negativo en nuestro organismo. 
Además, los batidos, no requieren masticación, siendo, el grado de saciedad producido, mucho menor que el de un plato de carne/pescado/legumbre con verduras.
También hay que tener en cuenta que los productos sustitutivos son monótonos a la larga y no permiten la variedad de combinaciones de la comida real.

¿Qué efectos tienen a largo plazo?
El principal problema del uso de sustitutivos consiste en que no se busca realizar un cambio de hábitos; sea a nivel alimentario, de actividad física o de gestión emocional.
Es decir, no se busca atacar a la raíz del problema, a los motivos que han llevado a una persona a padecer sobrepeso u obesidad.
Esto implica que, al dejar de tomar los sustitutivos, ésta persona volverá a retomar sus hábitos y ello la conducirá al conocido efecto rebote

Cuando se recortan las calorías que comemos de forma drástica; Nuestro cuerpo responde volviéndose muy ahorrador, de manera que haciendo el mismo nivel de actividad, reduce las calorías que gasta. Cuando retomamos los malos hábitos el incremento de calorías se suma a un metabolismo muy ralentizado; llevando a una ganancia de peso muchas veces superior al inicial.
Un recorte muy grande de calorías suele conllevar una pérdida de masa muscular.
La masa muscular a nos ayuda a incrementar el metabolismo, es decir, a quemar más calorías sin hacer nada más que respirar. Al volver a las anteriores costumbres, el incremento de peso suele traducirse en; aumento de la masa grasa, con lo que el resultado final es un cuerpo con más kilos, más grasa y menos músculo que el inicial; un cuerpo más flácido y menos eficiente a nivel metabólico.

Perder peso de forma saludable, es posible?
La mejor manera de bajar de peso es consiguiendo un cambio de hábitos a largo plazo. Consiste en analizar las costumbres de la persona y ver en qué puntos se puede intervenir para conseguir el objetivo. Se trata de hacer un cambio progresivo de hábitos, nunca drástico, para que la persona pueda ir incorporándolos poco a poco  en su día a día, consiguiendo la famosa adherencia al nuevo estilo de vida. De esta manera se consigue unapérdida de peso paulatina, que no produce efectos nocivos en nuestro metabolismo, ysostenida en el tiempo. Además, no se sufre, sino todo lo contrario. Se disfruta del proceso de aprender alternativas saludables adaptadas a tus necesidades: nuevos alimentos y recetas, rutinas de ejercicio físico, opciones de ocio activo, etc… Ser capaz de llevar a cabo estos cambios, te hará tomar el control de tus decisiones y eso te ayudará a restablecer tu relación con la comida y con tu cuerpo, haciéndote sentir satisfecha.

¿Te animas a aprender a comer mejor? Mira nuestros servicios y pídenos hora. Sin compromiso 🙂

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat Escríbenos un whatsapp!