En nutrición pocas cosas son blanco o negro. El cuerpo humano es complejo y hay muchos factores que le afectan.
Lo cierto es que nuestro cuerpo no responde igual a los hidratos por la mañana que por la noche. Ésto es debido a que nuestro perfil hormonal varía en función de la hora del día, de manera que durante la mañana/mediodía toleramos mejor las subidas de azúcar en sangre que por la noche.
Ahora, “Por qué respondes DEPENDE”, os preguntaréis?
Pues porque a parte del factor hormonal tenemos que tener en cuenta los siguientes puntos:
– Qué elecciones alimentarias hacemos durante el día?
– Elegimos alimentos/productos que contienen hidratos de carbono de calidad?
– 
Cómo llegan nuestras reservas energéticas a la cena?
Ejemplo 1: tenemos a una persona que por la mañana desyuna cereales azucarados/pan de molde con mermelada, a media mañana se come un bocadillo de pan blanco, en el almuerzo escoge un plato precocinado (p.ej. lasaña) y por la tarde se zampa un zumo y unas galletas “digestive”. Si además esta persona no hace ejercicio de ningún tipo, es muy probable que llegue a la noche con un total de calorías ingeridas de mala calidad superior a lo que consume. A parte, los alimentos/productos elegidos son de mala calidad y producen un pico de azúcar en sangre importante que altera su estado hormonal.
Ejemplo 2: tenemos a una persona que su dieta la basa en verduras, hortalizas y frutas. No consume ultraprocesados. Además, realiza ejercicio intenso por la tarde cuando llega de trabajar. En este caso, podría ser recomendable que consumiera hidratos de carbono en la cena para recuperar las reservas de glucógeno y construir músculo.
 
Por lo tanto, cuáles son nuestros consejos?
1.- Prioriza verduras, hortalizas y frutas en tu dieta.
2.- Elige alimentos con índice glucémico bajo: legumbres, patata y arroz cocidos el día anterior y posteriormente refrigerados (almidón resistente).
3.- Escoje harinas integrales frente a las refinadas y evita los azúcares.
4.- Procura concentrar la mayor parte de hidratos durante las horas del día. Por la noche, prioriza verduras y hortalizas.
5.- Realiza ejercicio físico moderado/intenso varias veces a la semana.
6.- Pide consejo a un dietista para ajustar la dieta a tus necesidades y objetivos.
Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat Escríbenos un whatsapp!