Actualmente nuestra sociedad vive mayoritariamente en grandes ciudades, alejada de la vida rural y agrícola. Además, llevamos un ritmo de vida tan acelerado que hemos tendido a realizar nuestras compras en el supermercado, por esa razón de que allí lo tenemos todo a mano. Todo ello ha contribuido al hecho de que hemos ido perdiendo el conocimiento que tenían nuestros abuelos sobre cuáles eran las temporadas de cada alimento, principalmente las de frutas, verduras y hortalizas.

Hoy os queremos explicar el porqué desde Aprendiendo a comer mejor apostamos por los productos de proximidad y de temporada. Consumir estos alimentos tiene 5 beneficios:

1)Impacto positivo en nuestro organismo:
Las frutas y verduras de temporada se recolectan en su punto óptimo de maduración, motivo por el cual tienen la máxima cantidad posible de nutrientes (vitaminas y minerales). 
En cada temporada, prevalecen un grupo de frutas y verduras que suelen ser ricas en unos mismos nutrientes, los cuales son beneficiosos para nuestro organismo en ese punto del año.
Por ejemplo: en invierno podemos encontrar muchas frutas y verduras ricas en vitamina C como las naranjas, las mandarinas, los limones, el kiwi, el pomelo o las coles. Esta vitamina C nos viene de maravilla para reforzar nuestro sistema inmunitario y así poder hacer frente a los virus y bacterias que nos acechan en esta temporada.

2) Le duele menos a nuestro bolsillo:
Cuando compramos alimentos de temporada, lo hacemos cuando su oferta es mayor y, por lo tanto, su precio se ve reducido. De manera que podemos ahorrarnos unos cuantos euros que habitualmente destinamos a la compra sin saberlo. 
Por otro lado, al ser productos de temporada es más fácil que éstos provengan de productores más cercanos y, al verse reducidos los costes de almacenaje y transporte, también influye en su precio final.

3) Favorecemos la economía local:
Como ya hemos indicado en el anterior punto, los productos de temporada son los que se cultivan en las tierras de nuestra provincia en un momento determinado del año. Si los consumimos estaremos comprando a nuestros conciudadanos, mejorando así el tejido social y económico de nuestra región. 
Además, nos aseguramos que el alimento pase por las manos de menos intermediarios y, por lo tanto, la mayor parte del beneficio irá a manos del productor.

4) Reducimos nuestro impacto medioambiental:
Comprar alimentos de proximidad nos ayuda a reducir nuestra huella ecológica, es decir, el impacto de nuestras acciones sobre el planeta Tierra. 
Los productos que provienen de países lejanos tienen que viajar miles de kilómetros causando un incremento de las emisiones de CO2. Además, consumen más energía al tener que ser transportados en cámaras frigoríficas que prevengan su maduración temprana y conserven las propiedades organolépticas (sabor y textura).
Por otro lado, consumir local favorece la preservación de la biodiversidad de especies de la región, las cuales están viendo sus cultivos reducidos por la uniformización del mercado mediante monocultivos intensivos.

5) Tus sentidos lo agradecerán!
Consumir productos locales y de temporada es un gusto para tus sentidos! Los alimentos, al ser recolectados en su punto óptimo de maduración y al ser consumidos al poco tiempo de su recolección, llegan a nuestra boca con el mejor sabor, olor y textura. Por lo que los disfrutarás mucho más!
Muchas personas dicen que no les gusta la fruta y la verdura porque no acostumbran a consumir alimentos de temporada. ¿A que los tomates en invierno no saben a nada? ¿O las naranjas de Sudáfrica no saben igual que las de Valencia? Si quieres que alguien que aborrece la fruta/verdura lo haga un poco menos, empieza dándole fruta y verdura de temporada.

Y cómo puedes saber qué productos son de temporada?
En internet corren muchos calendarios que no son correctos, fruto del desconocimiento y del incremento de la presencia de productos de importación en los supermercados. Nuestra recomendación es que realices la compra en el mercado o mediante cooperativas que tienen contacto directo con los productores. De esta manera será más difícil que accedas a alimentos de fuera de temporada.
Pero si esta opción no te encaja, no te preocupes, puedes guiarte mediante la web https://soydetemporada.es/. Esta guía ha sido elaborada después de consultar a agricultores de distintas regiones del país y, por lo tanto, es del todo fiable y ajustada a la realidad. En ella veréis que podéis consultar los alimentos de cada mes y, dentro de éste, podéis saber cuales están finalizando o iniciando temporada.

Esperamos que consideréis estos argumentos el próximo día que vayáis a hacer la compra. Como veis, todo son ventajas!
Si tenéis problemas para organizaros el menú, ya sabéis, contad con nosotras!

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat Escríbenos un whatsapp!