| Las legumbres

Sí, seguro que también habéis escuchado que las legumbres engordan millones de veces. Cómo nos gusta eliminar alimentos de nuestra dieta por el motivo de que “engordan”. Como los frutos secos, pobres.

Partiendo de la base que todo alimento que contenga calorías nos puede llegar a engordar, hay que recordar que lo que nos hará incrementar de peso será el balance diario entre lo que comemos y gastamos, pero además, un sinfín de factores como el descanso, la práctica de ejercicio de forma regular, la gestión del estrés, etcétera.

Venimos a desmentir este mito y a hablaros de los beneficios de las legumbres 😉

Las legumbres son una buena fuentes de carbohidratos, proteínas de origen vegetal, fibra, minerales (hierro, calcio, fósoforo, magnesio, yodo y potasio) y vitaminas (sobretodo del complejo B).

Fuente de fibra y sus beneficios
Gracias a su fibra obtenemos varios beneficios:
– Incrementa la saciedad empezando por la masticación y enlentece su digestión, lo cuál nos ayuda a mantener el apetito a raya.
– La absorción de los carbohidratos que nos aportan se produce de forma lenta, provocando un incremento paulatino de la glucosa (azúcar) en sangre; punto muy interesante para aquellas personas que padezcan diabetes.
– Nos proporciona energía de larga duración.
– Favorece nuestro tránsito intestinal y nos previene de enfermedades como el cáncer de colon.
– Ayuda a reducir la absorción del colesterol.

Principal fuente de proteína vegetal
Son el grupo de alimentos de origen vegetal con mayor cantidad de proteína y, por ello, las hace imprescindibles en dietas vegetarianas y veganas. También son un aliado para los omnívoros, ya que ayudan a incrementar la cantidad de proteína de origen vegetal y, por lo tanto, reducir la animal (más rica en grasas saturadas y cuya producción tiene un mayor impacto ambiental).
La soja y los garbanzos son legumbres que contienen todos los aminoácidos esenciales (piezas básicas para construir proteínas que nuestro cuerpo no es capaz de fabricar y necesita obtenerlos de la dieta). El resto de legumbres no los contienen todos, pero no debe preocuparnos. Nuestro cuerpo es capaz de reservar los aminoácidos a la espera de recibir los que le faltan para completar el puzzle. 
Se suele recomendar acompañar las legumbres de cereales en cada una de las comidas para complementar su proteína, pero como habéis visto no es necesario ya que se complementará a lo largo del día con las distintas comidas 😉

Un alimento versátil
Las legumbres son muy fáciles de introducir en nuestra dieta ya que permiten una variedad de preparaciones muy amplia, además de ser muy económicas! Se recomienda su consumo de 3 a 4 veces a la semana. Nos ayudan a desplazar hidratos de mala calidad como pastas refinadas y pan industrial y contribuyen a equilibrar la balanza entre proteínas animales y vegetales.
Incluso podemos beneficiarnos de las conservas de legumbres: sólo tenéis que lavarlas bien y ya las tenéis listas para consumir!
Cómo las podéis preparar? Muy fácil: guisados, ensaladas, untables, cremas o purés, salsas, hamburguesas o escalopines, bases de pizza, tortitas, tortillas veganas… Ya veis, las posibilidades son infinitas!

Pero dan muchos gases…
Es cierto que las legumbres suelen causar problemas de mala digestión y flatulencias. Hay personas que no las toleran, pero en muchos de los casos la raíz del problema está en su preparación: 
La clave está en ponerlas en remojo el tiempo suficiente (podemos dejarlas toda la noche) y cocinarlas bien. Esto favorecerá su digestión como también la mejora de la absorción de los minerales que contienen.
También podemos usar especias como el comino o algas en la cocción.

WhatsApp Whatsapp