Las "Dietas Detox"

Las dietas detox consisten en sustituir una o varias comidas por batidos hechos a base de verduras y frutas. Además, eliminan varios grupos alimentarios durante los días que se lleva a cabo la dieta: productos de origen animal, azúcares, cafeína, alcohol y harinas refinadas. Incluso suelen ir acompañadas de periodos de ayunas.
Estas dietas prometen detoxificar o desintoxicar nuestro cuerpo y lograr una rápida pérdida de peso. 

¿Qué hay de cierto en todo ello?

1.- Tu cuerpo no necesita detoxificarse/desintoxicarse.
Nuestro organismo dispone de distintos órganos que participan en el proceso de transformar los productos de desecho de nuestro metabolismo para que nuestro cuerpo sea capaz de eliminarlos. Entre ellos se encuentran los riñones, el hígado, los pulmones, el intestino y la piel. Gracias a ellos, conseguimos mantener un equilibrio fisiológico evitando la acumulación de sustancias potencialmente dañinas para nuestro organismo. 
Por otro lado, la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) prohíbe el uso de calificativos como detoxificar, depurar o eliminar toxinas para la promoción y venta de productos alimenticios.

2.- Son peligrosos parar tu salud.
Los batidos detox tienen niveles elevados de oxalatos y nitratos, ya que usan grandes cantidades de verduras y hortalizas en formato crudo.
Los oxalatos consumidos por encima de las cantidades recomendadas pueden contribuir a la generación de cálculos renales (conocidas como piedras en el riñón). Además, reducen la absorción de algunos minerales como el hierro, el calcio, el potasio o el sodio.
Los nitratos están presentes sobretodo en verduras de hoja verde y, consumidos en exceso pueden causar problemas sanguíneos.
Además, es importante seguir unas correctas normas de seguridad alimentaria, como conservar en frigorífico o lavar adecuadamente, para evitar que el uso de verduras y hortalizas crudas contribuya a la transmisión de bacterias patógenas.

3.- No son equiparables a una o más raciones de verdura o fruta.
Los batidos, zumos o licuados sólo contienen la parte líquida de la fruta o verdura y sus vitaminas y minerales, pero desechan la fibra. Eso provoca que el grado de saciedad sea mucho menor que si nos comemos la fruta o la verdura entera. Además de que los azúcares de las frutas se liberan al romper la fibra y conduce a una absorción más rápida de éstos a nivel sanguíneo.

4.- Son dietas muy bajas en calorías y proteína.
Las dietas detoc buscan hacer un recorte de calorías muy grande, llegando a niveles de 800kcal diarias. Este tipo de dietas comprometen la salud, ya que no permiten a nuestro organismo conseguir las cantidades diarias recomendadas de todos los nutrientes necesarios Así que podemos decir que las dietas detox te desnutren o malnutren.
Además, son dietas muy bajas en proteína, de manera que la rápida pérdida de peso se realizará mediante la pérdida de masa muscular y líquidos. Como consecuencia, tu composición corporal empeorará y tu metabolismo basal se veré reducido, incrementando así las posibilidades de un futuro efecto rebote.

5.- Generan estrés y hambre.
Esta situación de recorte extremo de calorías provoca que nuestro organismo aumente los niveles de la hormona del estrés: el cortisol. Bajo los efectos de esta hormona, nuestro cuerpo responde aumentando el hambre y el apetito, además de favorecer la rápida ganancia de peso al finalizar la dieta. Asimismo, este estado nos afecta emocionalmente, llevándonos a estar más irritados, cansados, apáticos y desconcentrados.
 
6.- No buscan un cambio de hábitos a largo plazo.
Se suelen usar los batidos como instrumentos de compensación de unos malos hábitos alimentarios. Como ya nos tomamos las verduras en el batido, nos podemos permitir comer productos procesados (repostería, pizzas, etc.). De manera que contribuye a mantener hábitos poco saludables que nos impedirán conseguir nuestro objetivo a largo plazo.

¿Lo más importante entonces qué es? Aprender a comer mejor.

WhatsApp Whatsapp